Emprende una expedición inolvidable al corazón del océano Pacífico con National Geographic. Esta expedición de 14 días te lleva por aguas turquesas y playas de arena blanca mientras navegamos por algunas de las zonas más magníficas del mundo. Zarpa desde Papeete, una isla de Tahití y viaja hasta la famosa Isla de Pascua, hogar de los icónicos y sorprendentes moáis o «estatuas andantes», nombradas lugar Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Continúa hacia las islas Pitcairn, las islas Gambier y el archipiélago Tuamotu, donde puedes encontrar ecosistemas tropicales vírgenes, lagunas costeras multicolores y una próspera vida submarina. En este crucero de expedición a la Polinesia y la Isla de Pascua también tendrás la oportunidad de explorar la histórica catedral de San Miguel en Rikitea y descubrir una granja de perlas en Aukena.

Este crucero de expedición se realiza a bordo de Le Boréal, parte de la flota Sisterships de PONANT. Consulta los planos de cubierta y los detalles de los camarotes aquí.

Puntos destacados del viaje

Viaja desde la Isla de Pascua hacia la Polinesia Francesa y admira islas majestuosas incluyendo la isla Pitcairn, el atolón de Temoe y las islas Gambier.

Explora varios lugares Patrimonio de la Humanidad de la Unesco: en Isla de Pascua, descubre el impresionante Ahu Tahai y sus estatuas monumentales.

Conoce una granja de perlas en Aukena, que produce unas de las mejores perlas del mundo. Actualmente, el comercio de perlas es la segunda mayor actividad económica de la Polinesia Francesa.

Durante tu estancia en Rikitea, visita la catedral de San Miguel, cuyo interior está decorado con lujosa madreperla.

Itinerario - 13 Días

1 Tahití, Papeete

Empieza tu crucero de expedici'on en Papeete, la capital de la Polinesia Francesa. Antes de volver a casa, explora la zona local, con monumentos culturales como la catedral colonial y la Maison de la Reine Marau, maravillas naturales como los jardines públicos de Vaipahi, y una oferta variopinta de cafeterías, bares y restaurantes donde puedes empaparte de la auténtica cultura polinesia.

2 Rangiroa, archipiélago Tuamotu

Rangiroa es un atolón aislado del archipiélago Tuamotu y uno de los mayores atolones del mundo. Admira sus aguas transparentes, sus playas de arena rosada y su famosa «Laguna Azul», ubicada en medio de la gran laguna costera, y presencia un mundo exótico y próspero de animales marinos que viven bajo las aguas cristalinas. Además, Rangiroa es el centro de la cultura de las perlas polinesias.

3-4 Navegación

Pasa el día en el mar aprovechando al máximo las instalaciones a bordo de Le Soléal. Disfruta de la alta gastronomía francesa y escucha a los expertos y fotógrafos de National Geographic, que amplían la información sobre el destino en workshops i presentaciones a bordo. Relájate con un masaje en el balneario mientras contemplas el mar o date un chapuzón en la piscina. También puedes subir a la cubierta superior para admirar la espectacularidad del paisaje. Quizá tengas suerte y puedas ver algún animal marino en el agua.

5 Rikitea, islas Gambier

Rikitea es una pequeña localidad en Mangareva, que se encuentra en las islas Gambier. Esta isla está rodeada de un arrecife de coral y plagada de vegetación densa. Es una cuna del catolicismo, posee un patrimonio cultural excepcional y alberga muchos vestigios de edificios religiosos que datan del siglo XIX. Conoce el pueblecito de Rikitea, enclavado en el corazón de este sitio histórico de paisajes idílicos y donde se encuentra una de las maravillas de la Polinesia, la catedral de San Miguel. Construida en 1839 por misioneros de la Congregación de los Sagrados Corazones de Jesús y de María, su interior está decorado con lujosa madreperla y su altar posee elegantes ornamentos de madreperla recubiertos de perlas negras.

6 Aukena, islas Gambier y Atolón de Temoe y

Aukena, la cuarta isla más grande del archipiélago de Gambier, tiene una pequeña población de 30 habitantes y fue descubierta por el marinero James Wilson en 1797. Quedan varios restos de su periodo misionero, como la torre de vigilancia que sirve como punto de referencia en el sudoeste de la isla o la iglesia de San Rafael, erigida en 1839. Estos edificios ubicados en pleno bosque conducen hacia playas de arena blanca y aguas turquesas. Tómate tu tiempo para explorar esta isla del archipiélago de Gambier y hazte una idea de la apacible forma de vida en la Polinesia Francesa.

Circunnavegar el atolón de Temoe es una experiencia que te dejará sin aliento. Este atolón de forma trapezoidal es el más oriental de la Polinesia Francesa. Hay varios restos polinesios antiguos y los arqueólogos tratan de preservar la integridad del patrimonio del atolón reconstruyendo con fidelidad determinados monumentos coralinos. En las aguas que rodean el atolón, es habitual observar bancos de atunes o de besugos siguiendo el litoral, un espectáculo único y maravilloso.

7 Navegación

Pasa el día en el mar aprovechando al máximo las instalaciones a bordo de Le Soléal. Disfruta de la alta gastronomía francesa y escucha a los expertos y fotógrafos de National Geographic, que amplían la información sobre el destino en workshops i presentaciones a bordo. Relájate con un masaje en el balneario mientras contemplas el mar o date un chapuzón en la piscina. También puedes subir a la cubierta superior para admirar la espectacularidad del paisaje. Quizá tengas suerte y puedas ver algún animal marino en el agua.

8 Adamstown, isla Pitcairn

Las islas Pitcairn, aisladas del turismo mayoritario, son ideales para los más aventureros. Este archipiélago subtropical intacto está compuesto de cuatro islas volcánicas en pleno océano Pacífico, rodeadas de aguas cristalinas y una plétora de fauna y flora.

La isla volcánica de Pitcairn, bordeada por acantilados de cientos de metros de alto, no se explora a pie. En Adamstown, la única aldea en esta mota de tierra de cinco kilómetros cuadrados, conocerás a los únicos 50 habitantes de todo el archipiélago que descienden de los amotinados del HMS Bounty. La visita a Pitcairn depende de las condiciones meteorológicas y de la mar.

9 Isla Ducie

La isla Ducie es un atolón perdido en el corazón del océano Pacífico. Fue descubierta por el capitán británico Edward Edwards en 1791 y le pusieron el nombre del barón Francis Ducie, capitán de la Armada británica. Pocos barcos se han acercado al atolón y, al parecer, nunca ha estado habitado de forma permanente. Cuando nos alejemos de este atolón, admira la isla volcánica de Pitcairn, cuya cima culmina a 330 metros y que alberga una población de unos 50 habitantes.

10-11 Navegación

Pasa el día en el mar aprovechando al máximo las instalaciones a bordo de Le Soléal. Disfruta de la alta gastronomía francesa y escucha a los expertos y fotógrafos de National Geographic, que amplían la información sobre el destino en workshops i presentaciones a bordo. Relájate con un masaje en el balneario mientras contemplas el mar o date un chapuzón en la piscina. También puedes subir a la cubierta superior para admirar la espectacularidad del paisaje. Quizá tengas suerte y puedas ver algún animal marino en el agua.

12-14 Hanga Roa, Isla de Pascua

Hanga Roa es la ciudad más importante y famosa de la Isla de Pascua. Explora esta localidad emblemática y descubre los tesoros espectaculares de la isla, sobre todo los moáis - estatuas icónicas y enigmáticas. La cultura polinesia de Hanga Roa y sus casas tradicionales son una auténtica delicia. Cuando se acerque la noche, ve al encantador puerto pesquero donde, si el tiempo lo permite, puedes admirar la luz cautivadora de la puesta de sol.

Mostrar más

Te estamos redirigiendo a una web externa

Por favor, lee la política de privacidad de la web externa para entender el tratamiento de tus datos personales.

Continuar

Te estamos redirigiendo a una web externa

Por favor, lee la política de privacidad de la web externa para entender el tratamiento de tus datos personales.

Continuar